La autoestimulación, clave para un sano desarrollo sexual.

En Chavos, Educadores, Padres de Familia por Ale Prieto

Reconocer a la autoestimulación como una práctica necesaria para el adecuado desarrollo sexual continúa siendo un tema difícil de tratar en nuestros días. Por años, en ciertos sectores de la sociedad, esta práctica ha sido mal vista y en ocasiones considerada como una expresión comportamental de la sexualidad inadecuada, en especial si es un infante y/o adolescente quien la lleva a cabo, señalándolo inclusive como una persona “precoz”, es decir, que se encuentra adelantado a la etapa de desarrollo psicosexual que les corresponde.

Captura de pantalla 2016-08-23 a las 3.46.45 p.m.

La curiosidad por lo sexual es parte del desarrollo biológico en niños y niñas y se manifiesta desde los primeros meses de vida de diferentes maneras, puesto que tiene la intención de que reconozcamos nuestro cuerpo, que entremos en contacto con nuestras sensaciones y aprendamos a interpretar lo que éstas nos quieren decir, que desarrollemos un autoconcepto propio acorde a quiénes somos y nos identifiquemos con nuestro ser masculino o femenino, para más adelante relacionarnos con otras personas desde lo erótico y lo afectivo.

El castigar o reprender a los chicos y chicas por practicar la autoestimulación puede traer como consecuencia el instalarles sentimientos de culpa y vergüenza por el reconocimiento y disfrute de su propio cuerpo, afectando su autoestima y favoreciendo la predisposición al desarrollo de alguna disfunción sexual en su vida adulta.

De hecho, la práctica de la autoestimulacion puede contribuir a retrasar el inicio de las relaciones sexuales durante pubertad, y por lo tanto, puede funcionar como una manera de reducir el nivel de riesgo de los jóvenes a vivir un embrazo no deseado o al contagio de alguna infección de transmisión sexual.

Inclusive, puede también desempeñar un papel autoexploratorio, que además de permitirnos conocer nuestros órganos sexuales, nos ayude a identificar algún brote anormal en el organismo que pudiera ser síntoma de alguna enfermedad que requiera ser atendida por un médico especialista.

Por ser la autoestimulación un acto naturalmente íntimo, siempre será necesario transmitir a los infantes la importancia de practicarla en privado, en la recámara o el baño de su casa, con las manos limpias, en solitario, es decir, sin la presencia de otra persona, ya que no se vale experimentar con otros o que otros experimenten con uno cuando no hay consentimiento de por medio por parte de los involucrados o las condiciones impliquen abuso de poder. En el caso de los adultos, como con cualquier otra práctica sexual, debe procurarse el consenso de lo que se vale y no para cada pareja.

Desmitificar la práctica de la autoestimulación como una práctica indebida o dañina permitirá a chicos y chicas vivir una sexualidad más plena. Esto será posible siempre que sepamos comunicarnos de manera empática y clara con ellos, siendo precisos en la información que les compartimos y congruentes con lo que les transmitimos, mostrando una escucha abierta en todo momento a sus dudas alrededor del tema.

Alejandra Prieto

Psicoterapeuta Gestalt
Programadora Neurolingüistica
Educadora en sexualidad

aleprieto@emocioneser.com.mx

www.emocioneser.com.mx

Facebook: Emoción es ser

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Dejar un Comentario