¿Quieres hijos emocionalmente inteligentes? Comienza por ti.

En Artículos, Bienestar, Información de interés por Ale Prieto

¿Cuántas veces papás y mamás de hijos adolescentes quisieran que éstos respondieran de forma madura a lo que se les pide? Como adultos, es común que generemos expectativas acerca de cómo queremos que los jóvenes se comporten y, en ocasiones, nos vemos frustrados al no verlos reaccionar como quisiéramos e inclusive sentimos cómo éstos más allá de acercarse se alejan de nosotros; sin embargo, ¿qué tan conscientes somos de lo que les transmitimos? ¿Qué tan congruentes somos entre lo que les pedimos y hacemos? 

La inteligencia emocional se puede traducir de diversas maneras, en mi experiencia tiene que ver con la capacidad de responder a diversas situaciones de manera equilibrada, responsabilizándonos de lo que sentimos y siendo justos con los demás. Ser papá o mamá no se trata solo de tener la razón o corregir el comportamiento de los chicos, el reto está en verse primero a uno mismo y hacerse consciente del ejemplo que se les está dando, no podemos pedirles aquello de lo que carecemos. 

Ser asertivo, también tiene que ver con la capacidad de autorregularnos y de reconocer nuestras fortalezas, debilidades y áreas de oportunidad para trabajar en éstas. El mayor y mejor aprendizaje en la vida es a través del ejemplo, por lo que las experiencias de vida que los que los chicos tengan con sus padres seguramente moldearán su personalidad y la manera en que resuelvan sus problemas.

De nosotros como adultos depende dar el ejemplo a los jóvenes para que éstos encuentren respuestas congruentes en nuestro actuar, solamente así podremos esperar a que respondan a nuestras expectativas, pero sobre todo a que confíen en nosotros. 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Dejar un Comentario