Terapia en línea, conectando en la distancia.

En Artículos, Bienestar por Ale Prieto

Hace doce años que incursioné en el mundo de la psicoterapia lo cual ha sido un viaje de aprendizajes y experiencias de gran valor que, además de ayudarme en mi desarrollo personal, me han permitido comprender mejor al ser humano, en general.

A partir del confinamiento que vivimos a causa de la actual pandemia, sin pensarlo ni planearlo, fue que tuve que migrar mi consulta que atendía de manera presencial a lo que es la terapia en línea para seguir con mi práctica y poder atender a mis pacientes de manera oportuna y sin interrumpir sus procesos terapéuticos.

De alguna manera esta modalidad no es algo nuevo para mí pues he tenido la fortuna de atender a personas en el extranjero y en el interior de mi país, a través de distintas plataformas virtuales que hasta el momento me han funcionado bien.

Sin embargo, siempre había pensado que la terapia presencial era más potente por distintas razones, pero sobre todo porque la presencia física de mis pacientes me ayuda a entender de una manera más amplia y detallada su experiencia, sus necesidades y lo que me quieren transmitir. Además de que el lenguaje no verbal o el aspecto fenomenológico de la sesión me brinda información relevante con la que puedo trabajar. 

Hoy se cumplen cinco meses de brindar consulta en línea y puedo afirmar que me he llevado una grata sorpresa puesto que el atender a mis pacientes a través de una pantalla logra que pueda adentrarme aún más en su mundo, es decir, conocer los espacios físicos en los que se desenvuelven, a sus familias y mascotas; incluso, identificar elementos y circunstancias que me hablan de cómo es su vida, lo que me ayuda a conectar más fácilmente con sus circunstancias. 

Durante este tiempo he pasado distintas experiencias. Hay quienes deciden meterse a su auto para tomar su sesión y no ser interrumpidos, otros que prefieren su habitación, su armario, sala, comedor y/o jardín para sentirse más cómodos al expresarse. 

Es curioso, pero muchos de ellos me han solicitado quedarse en esta modalidad cuando pase la pandemia, puesto que en ésta encuentran las siguientes ventajas: evitan la pérdida de tiempo en traslados, se acomodan mejor estando en sus espacios personales, se pueden conectar desde cualquier lugar del mundo, ven en la terapia la posibilidad de hacer una pausa para darse un respiro en su apretada agenda sin planear tanta logística para desplazarse, entre otras.

En fin, con esto quiero transmitir que hoy en día la terapia en línea es una alternativa que nos puede ayudar a sentirnos mejor y gestionar de forma asertiva nuestras emociones, en especial aquellas que han emergido a partir del confinamiento como son la ansiedad, la depresión, el estrés, dentro de un espacio confiable y seguro en el que la prioridad siempre será el poder acompañar y contener al paciente en sus experiencias, lograr una relación de confianza e intimidad y generar empatía. 

Si te encuentras interesado en agendar una sesión de terapia en línea envíame un mensaje de whats app al 5518497093, y con gusto te atenderé.

Dejar un Comentario